ser es más que estar

12 ene. 2007

Soneto

Tu silencio. Es lo que más añoro.
Sentir sólo el latido de tu piel
y tu sangre fluyendo como miel,
enhebrando la vida entre mis poros.

Tu voz llegaba a mí ancha y desnuda
y al oírte en tu voz me acurrucaba,
voz que en finos pétalos resbalaba
respondiendo mi voz, lejana y muda.

Tu corazón latiendo nueve lunas,
melodía de azul a mis sentidos,
tamborileo suave de aceitunas.

Déjame recobrar aquel latido,
el primero y el último sonido
y déjame morir junto a tu cuna.
Enrique Cortés

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿ 'casomejor

n'nabernacío?


n a c o

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser