ser es más que estar

13 ene. 2007

Madre...

De la cuna de tu vientre me arrancó
el eco de tu voz y tus lamentos
que trocaron las nanas y los cuentos
en aullidos que gritaban tu dolor.

Quise aferrar tu pelo enmarañado
y me adentré en la senda de lo oscuro
y conmigo viajaban los conjuros
del nacer y el estar siempre a tu lado.

El dolor taladró la sencillez
de mi pequeño cuerpo y la suerte
dejó que comenzase mi niñez.

Echó a correr el reloj de la muerte.
Pero no importa, porque aquella vez
nací tan sólo para poder verte.


Enrique Cortés


2 comentarios:

Marta dijo...

Aplaudo en este silencio con lágrimas en mis ojos. Maravilloso.

ra dijo...

escalofriante

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser