ser es más que estar

13 ago. 2011

15M

.

















Es cierto. El sistema exige una reforma en profundidad. Pero ésta debe de producirse desde dentro. Sin efectismos ni aspavientos. La clase política tiene que renovarse por entero: ha de tomar conciencia de la altura y exigencias de nuestro tiempo. También la sociedad debe subir el tono, reclamar lo que le conviene y es propio. De hecho es ella de la que debe tomar conciencia de sus necesidades irrenunciables y exigir políticas que las articulen y hagan posibles ¿Será capaz?

No pienso que cambiar la Constitución sea la solución: estaría bien en cambio que se aplicara de una vez, y que se hiciera con honradez, con sentido común, con responsabilididad efectiva (y de ahí la exigencia de una justicia verdadera, de un genunino estado de derecho).

La sociedad española está enferma. Su crisis no es sólo económica, sino esencialmemte moral. Padecemos una bancarrota moral que permite que los ladrones y los manipuladores de masas se muevan con impunidad por los pasillos de nuestros 19 parlamentos, las redacciones de los mass media, las secciones de los hospitales, por los claustros de nuestras universidades... Todos somos responsables del estado de las cosas, pero no lo somos en el mismo grado.

Por cierto que a nadie sorprenderá que en el movimiento 15M, autotitulado democrático, me haya encontrado con bastantes personas con posturas de un dogmatismo protoizquierdista preocupante. Así no vamos a ninguna parte. Con la técnica del rodillo, en la que sólo pueden hablar unos porque tienen legitimidad de serie y se pasan por el arco del triunfo los mismos principios que proclaman. Dices, Ignacio, que se llevarán un chasco: "...y les va a sorprender porque sólo se ven a ellos mismos y su imagen distorsionada por su leyenda personal". Por desgracia no lo veo. No lo veo... En su sistema no entramos quienes pensamos diferente, porque ellos creen detentar el monopolio del diferente pensar, y para el debate justo es inútil contar con grandes bolsas de la sociedad, que siguen calladas y ya no saben distinguir entre la verdad y un saco de embustes.

Nos sobran nacionalismos egoístas, regionalismos desbocados (contra los que poco o nada oirás en las proclamas), el terrorismo mafioso, las camarillas de periódicos, senados, televisiones, grupos de presión varios, facciones sectarias autodenominadas (e infliltradas en el) 15M... y una enorme masa dormida, despersonalizada, que acepta lo inaceptable como marco para su vida. Es el desastre asombroso de un país en busca de su naufragio, el drama de un nido de avispas caprichosas y enfadadas. Y no hay reemplazo. No hay reemplazo ni se le espera.

De momento.

¿De cuanto tiempo disponemos? Quién sabe. En España no va a quedar ni el apuntador, si éste decide salirse del guión y empezar a pensar por sí mismo. El mantra progre -"queremos un gobierno que no nos mienta" etc- oculta la verdad del proceso: una deriva calculada, casi inadvertida pero progresiva, hacia el Estado totalitario. Totalitario y venezolano, que está todo inventado.

Pues te adelanto que no me pillarán cultivando bananas...



n a c o
libertad




fotos: Park Ave.
NYC 2011
Ventanuco en un pueblo aragonés.





.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

¿Necesita tanto análisis la soberbia?

o s a k a dijo...

Ya lo creo. Cada uno de nosotros debe de intentar poner nombre a la bestia, para mejor enfrentarla.

Es un ejercicio saludable, además

: )


n a c o
diccionariodesinónimos

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser