ser es más que estar

13 ago. 2011

Si, m'ama, lo vedo, lo vedo...

.

























Estamos de acuerdo. Nemorino es... un nemorino. Acaba de alistarse en el ejército como sola forma de que Adina se digne mirarle a los ojos. Con la primera paga de soldado, comprará esta misma noche -¿qué otra posible?- una botella del elixir D'amore -que en realidad resulta ser Bordeaux, pero él no lo sabe- y conseguirá que la amada caiga rendida en sus brazos. Mañana Dios dirá.

Es un plan descabellado, a la desesperada, tomado con la urgencia de un corazón arrebatado. Pero Nemorino lo traza consciente, sabedor de sus fatales consecuencias, a las que se precipita voluntarioso. Y por eso, en libertad.

Pronto encontrará la muerte en el campo de batalla, pero hoy ha visto llorar a Adina ¡Y lloraba por él entera! El hombre entiende entonces que llegados a este punto, en la altura del momento, bien se puede enfrentar la muerte por un rayo de amor eterno.

Hágase la luz y muéranse los feos. Que bien están las historias simpáticas que nos interpelan y despiertan en nosotros la verdad aletargada. Esa entrega, que brilla por amor y en el amor refleja -por instantes- cuanto de bello hay en el alma.

Cuanto merece ser salvado.









n a c o
jevaismarcher







fotos: Ainzón en 80mm (2011)



.

No hay comentarios:

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser