ser es más que estar

9 ene. 2007

Primer y último poema a Dios

Veo a Dios
como el tipo aquel,
magnate de play-boy rodeado de conejitas calientes,
enfundado en su bata de satén rojo chillón,
sentándose en uno de los múltiples waters de cristal de su mansión de California
mientras ojea sin demasiada curiosidad nuestras biografías,
¡porque algo hay que leer cuando uno caga!
Los turistas visitan su propiedad
si pasan por la ciudad,
y se hacen fotos delante de las verjas de hierro plateado que le separan del mundo.
Él está ahí.
Yo aquí.
No hay más historia.
No creo que sea un mal tipo, pero tampoco le confiaría a mi hermana.

Enrique Cortés

2 comentarios:

Anónimo dijo...

yo en cambio depositaría todo lo que tengo en sus manos

un dios es un dios...

n a c o

Ra dijo...

Bordado!

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser