ser es más que estar

13 may. 2007

La bella desconocida

Palencia es pequeña. Eso ya lo suponíamos. Pero desconocíamos que un tranquilo paseo por sus calles, a mediodía y con la música de m-clan resistiendo en el oído interno (y en la memoria) desde la noche anterior, puede convertirse en una gran aventura. La que le ofrece color a días y días que se escriben sobre papel mojado.



Y no hay más que contemplar la Catedral de San Antolín para darse cuenta de lo que en verdad esconde esta ciudad. Con origen en el siglo XIV y una Cripta con restos visigodos y románicos de la época del rey Wamba (siglo VII), la mezcolanza de posteriores estilos gótico, barroco, renacentista y plateresco se superponen en la construcción. De "la bella desconocida", como se la conoce popularmente, destacan su torre de carácter militar y dos de las gárgolas del ábside sobre las que reposan las figuras de un fotógrafo, en recuerdo a uno que falleció realizando fotos en el tejado, y de un esqueleto que representa la muerte.

El resto de la historia transcurre entre el río Carrión y su Calle Mayor. Tal vez persiguiendo sombras. O, sencillamente, disfrutando de la vida. Desde luego, una aventura que es otro sueño cumplido. Y hasta la próxima, como siempre, me quito mis pendientes rojos y los guardo en un bolsillo.


Y tras la cámara, E.C.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que te decía caminando hacia la estación. Una Playstation o una tele de plasma se estropean antes o después, pero una aventura ya nadie puede quitártela, ni siquiera el tiempo.

E.C.

PD- Atención, osakeños y simpatizantes, junten las manos para hacer fuerza común. Este jueves me examino del carné de conducir, requisito necesario para multiplicar las aventurillas por la península.

Jhonny Flash dijo...

Me tienes que dejar los pendientes!!!

Y tienes pendiente una visita a madrid!!

Anónimo dijo...

m=clam en el oido, eso si que es una aventura...

juntaremos las manos, los brazos, y lo que haga falta para tu examen del jueves, bonne chance enrique¨¨¨

METeor

Anónimo dijo...

Madre mía :-o ¡Qué esqueleto!

El nombre "Wamba" siempre me recuerda a "Un pez llamado Wanda", aunque no haya visto la peli :P

Sobre el carnet, creo que el examinador ha recibido ya su jamón vegetariano para que todo vaya como debe xDDD

¡Mucha suerte!

Brid

Sirenita dijo...

E.C, Rezaré a todas las divinidades cristianas y paganas para que la fuerza te acompañe y ese carnet de conducir sea un hecho ;-) A cambio, visita para estos lares :-)

Por cierto, me he traído de la biblio el folleto promocional de La Torre y me ha encantado. Estoy deseando comprarme el libro y seguir la historia. Así cuando te dejes caer por estos lares, me firmas el libro :D

o s a k a dijo...

lo describes como un placer sencillo... y qué mérito el levantarla, ¿verdad? En estos lugares se puede llegar a tener sensaciones concretas que van más allá del propio -y central- fenómeno religioso que las originó.

probablemente sea inevitable pensar en el proceso de construcción, y elucubrar sobre la cadena de casualidades y voluntades que fueron necesarias para su levantamiento

la sensación es parecida a cuando uno mira las estrellas: da vértigo

y con ésto no estoy sugiriendo que tiréis al fotógrafo desde la torre del campanario...


n a c o

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser