ser es más que estar

12 dic. 2006

Subway poetry


Eras una chica normal en un vagón más de metro,
pero tan pequeña bajo el peso de Madrid, en las profundidades de la línea 6.
Poca gente alrededor, zapatos sucios,
y el camino al edén era el tiempo que tardé en conseguir que nuestras miradas se cruzaran, aunque te la mantuve tan sólo un momento.
Deseé que la pena de mis pupilas no estuviese también en las tuyas, que se fuese lejos.
Llegamos a Ciudad Universitaria, bajé del vagón mientras me mirabas diciendo quédate,
y al cielo blanco de aquella tarde sentí haber sido el primero
en romper el conjuro.
E.C.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo recuerdo perfectamente.


A mí también me pasó.


Varias veces.

. . .

Excelentes sucesivos post, lamento haberlos manchado con parte de la peor escoria política del planeta...

n a c o

Anónimo dijo...

yo tb lo recuerdo¡¡¡, creo que es la instantánea más bonita que puede suceder en el metro.

Probablemente la pena estaba presente xq eran profundisisisisisimas estaciones de la línea 6.Quizá si hubiera sido una estación como la de la foto(del metro de Moscú, aunque no de las mejores) no hubiera estado presente la pena, xq el cielo blanco se habría convertido en una maravillosa bóveda, llena de esculturas increíbles que te invitan a salirte del vagón y recorrer los andenes y pasillos de principio a fin,...Una vez más; Gallardón, toma nota¡¡¡

METEORO

Anónimo dijo...

Decididamente, señor Meteoro, merece usted mi enhorabuena por su conocimiento del transporte suburbano, junto con la advertencia de que... ¡el reto continúa!

E.C.

O S A K A dijo...

pero no se desmoralice, Mister Mét, con el reto del caballero E.C., pues como bien anticipó Albert Camus a la edad de 24:

"tal vez la única grandeza del hombre consista en enfrentarse a lo que le supera"


n a c o

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser