ser es más que estar

12 may. 2006

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN MADRID?

A continuación el primer post que se publicará conjuntamente en el blog de METEORO y en el grupo de OSAKA80.

____________________________________________________________________________


OSAKA está radicado cibernéticamente en las Islas Malvinas, pero eso no impide que sus miembros se repartan por todo el orbe. Algunos de ellos viven en Madrid. Éstos, no hacen más que producir ideas desde este rincón del mundo.
Meteoro como miembro fundador de OSAKA quiere comentar ciertos aspectos del entorno madrileño que sin duda tienen su relevancia a la hora de entender el contexto donde se cuente el batiburrillo de reflexiones de este grupo.


¿Qué está pasando en Madrid?

Madrid es la capital de España, para otros de EXpaña. Hace mucho tiempo que tiene esa condición después de suceder a Toledo y Valladolid en la misma. Esta condición ha sido fundamental para el desarrollo de la ciudad.

A día de hoy cuenta con una población de más de tres millones de habitantes en su término municipal y en un radio de 50 Km. a la redonda desde la célebre Puerta del Sol se concentran casi seis millones, convirtiéndola en la tercera gran conurbación europea, sólo superada por París y Londres en ese orden.

Nuevamente la condición de “capital” se deja sentir ya que gran parte de esos seis millones de habitantes tienen un puesto de trabajo en la Administración Pública en cualquiera de los tres niveles posibles. Además, esta característica de la población madrileña contribuye a explicar como es posible que se lleguen a contabilizar en más de un 21% de la población total, los habitantes que tienen realizados estudios superiores (Milán dentro del área de competencia “solo” llega a un 9%).

A lo comentado anteriormente, como paso seguido y obligatoriamente lógico, habría que añadir el efecto de “economía de escala” propiciado en un primer momento por el sector público y en un segundo, por el sector privado.

Sin duda, el “hinterland” de Madrid es enorme en comparación con otras ciudades del ámbito Sur-europeo o Nor-mediterráneo, y este es otro factor decisivo para el desarrollo de la ciudad. Hacer llegar a Madrid un producto no significa poner a disposición de seis millones de consumidores directos el mismo, sino acercarlo a los casi 60 millones de habitantes de la Península Ibérica(equivalentes aproximadamente a un 24% de la población de la Europa de los 15, la Europa rica). La ecuación es sencilla y nuevamente sigue un proceso lógico. Gran “hinterland” + economías de escala = oportunidades de desarrollo.

En este contexto se entiende cómo dentro del entorno mediterráneo y sureuropeo no existe parangón alguno. En la carrera global de la competitividad entre ciudades hace tiempo que Madrid dejó de mirarse con ciudades como Milán, Barcelona, Roma, Lyon o Marsella para correr la carrera que corren París y Londres. Este proceso se nota y es fundamental para seguir compitiendo. Para entenderlo se podría resumir en que si se quiere ser una gran ciudad global, primero hay que ser una gran ciudad regional. Los indicadores dicen que este primer asalto está conseguido. El siguiente salto, el más apasionante, no ha hecho más que comenzar. Si acaso, las deseadas Olimpiadas se perfilan como el espaldarazo definitivo para ese proceso.

Así, Madrid ha pasado de ser una gran ciudad más de Europa a la cúspide del sistema urbano del Sur del continente y de ambas orillas del Mediterráneo.

Para conseguir ese salto cualitativo las infraestructuras tienen mucho que ver y mucho que reflejar del éxito o no-éxito de carrera en la que está inmersa la capital. El aeropuerto de Barajas se convertido en el cuarto aeropuerto europeo con mayor densidad de pasajeros y número de operaciones por hora, constituido en el principal hub de enlace entre Europa e Iberoamérica, los actuales planes de desarrollo de vías de Alta Velocidad cambiarán la noción de “medida-espacio” a “medida-tiempo” en una relación de 900Km - 3h (por ejemplo, Zaragoza no estará a 320 Km. de la Puerta del Sol sino a 1 hora de AVE) y se configura una red complementaria de autovías y autopistas de acceso y circunvalación a toda la conurbación y el área de influencia, tendentes a ampliar las posibilidades de recorridos perimetrales y descongestionar la red existente.

Sin duda hay asignaturas pendientes y seguramente la más acuciante de todas sea la falta de imagen. La marca Madrid, no tiene imagen y a pesar de esto está donde está. Es difícil imaginar que sería de la urbe madrileña si contara simplemente con un logo a modo de imagen corporativa. París tiene su Torre Eiffel, Londres el Big Ben, Nueva York el Empire State o la Estatua de la Libertad. Madrid por desgracia no tiene esa imagen que llegue a todos los públicos de forma generalizada y global.


Hasta aquí, nuestro acercamiento al entorno socio-económico de la ciudad fundadora de Osaka80, otro día nos acercaremos a aspectos más humanos como lo tocante al Arte o la Cultura, que entran más de lleno en la esfera de influencias a las que se someten las reflexiones de este grupo.


Meteoro.

No hay comentarios:

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser