ser es más que estar

19 mar. 2006

Reflexiones sobre una ciudad maldita 1 (Torre Agbar)


Escupido del metro

(parada Gloriès, línea 1)

dos tramos de escalera que me recuerdan

por qué debería dejar de fumar.

Una parejita se besa junto al tranvía,

les odio blandamente,

y tras ellos se alza el pene de Barcelona.

Me pregunto si el arquitecto pensaba en algún tipo de supositorio

para curar a esta ciudad enferma como todas,

o más bien experimentó un sueño etílico- orgiástico

en el que 826 trabajadores de oficina eran empalados al tiempo.

Quizá sea sólo una bala, una bala apuntando en la dirección equivocada.

Veo a la parejita escabullirse entre besos,

ella tiene un buen culo,

tal vez el arquitecto soñó con ella.

Alzo la vista,

un par de fotos para justificar mi presencia allí

ante la historia, ante los amigos, ante las erupciones de penes de metal y vidrio

(sin testículos).

Enciendo un cigarrillo, desciendo las escaleras hacia el vientre de la ciudad.

Ya he olvidado la torre.

La chica tenía un buen culo.

Sonrío.


E. C. Homo

1 comentario:

Anónimo dijo...

podría publicarse como artículo de opinión en el periódico de la mañana, tal cual. Te aseguro que sería el único que recordaríamos cuando llegáramos a casa...

a r c h i v o

_______________

(estamos) llamados a ser